¿Quieres saber más sobre nuestras clases de pilates en Calahorra? ¡Llámanos ya al 941132784!

PILATES CALAHORRA

Publicado el 25 de septiembre de 2020 a las 08:39

Beneficios del pilates en la tercera edad

¿Pueden practicar pilates los mayores?

Hacer pilates con máquinas o sin máquinas en la tercera edad es siempre una actividad deseable. Se sabe que el ejercicio continuo y constante mejora notablemente las capacidades de las personas, y cuando estas han llegado a la vejez, los beneficios se potencian. ¿Y qué pasa con el Pilates? ¿Una persona de, digamos, 70, 80 años puede hacerlo? Sin temor a equivocarnos, la respuesta es un rotundo Sí. Y las razones las explicamos a continuación.

Pilates para la tercera edad

Uno de los objetivos del pilates es el fortalecimiento de la musculatura interna mediante ejercicios específicos, la respiración y la relajación. El resultado es, necesariamente, un óptimo grado de elasticidad, tonicidad y control sobre los músculos.

Con el Pilates, con máquinas o sin máquinas, aprendemos a conocer el cuerpo, sus límites y potencialidades, y así conseguimos los mayores beneficios. Ahora bien, si nunca lo hemos practicado, ¿es razonable comenzar después de los 60 años?

Los expertos y profesionales en el tema dicen que sí, y que además sirve a cualquier edad. Como en el yoga, todo depende de nuestra condición física y hasta dónde queramos llegar. Como aprendemos a conocer nuestro cuerpo, él nos dirá hasta qué punto podemos exigirle, y a partir de allí ir mejorando la resistencia y la condición física en general.

Teniendo en cuenta que hoy en día vivimos más, se hace necesario llegar a la tercera edad con buena salud, para disfrutar esos años dorados con calidad de vida, independientes, sanos, alegres y algo más sabios.

Beneficios del Cadillac-reformer en la tercera edad

A medida que cumplimos años, por más jóvenes que nos sintamos, vamos perdiendo masa muscular. Es un proceso natural que puede frenarse, paliarse o mejorar notablemente con una alimentación adecuada y una rutina constante de actividad física.

El pilates con máquinas, o Cadillac-reformer, ayuda en aquellos ejercicios en que se necesite asistencia. Dependiendo de la edad, de la condición física y de si la persona ha practicado o no ejercicios antes, será más o menos útil. Usar el Cadillac-reformer puede ser todo un acierto, en el caso de personas de la tercera edad, pues incluye una camilla forrada en cuero, barras de estiramiento y movimiento horizontal y vertical, reposacabezas y barra de pies, cuerdas ajustables, agarraderas de algodón, entre otros muchos elementos.

Todo esto permite que la persona se ejercite con seguridad. ¿Qué beneficios se obtienen con la práctica de Pilates en la tercera edad? Por ejemplo, una rutina de Pilates hará que las personas tengan menos incidencia de caídas y fracturas (una de las principales causas de la disminución de la movilidad), así como una mayor coordinación de los movimientos.

Del mismo modo, la fuerza muscular aumentará, y la tonicidad. Retrasa la aparición de la osteoporosis, y ayuda al fortalecimiento de la estructura esquelética. Mejora los síntomas de la depresión (los ejercicios generan la producción de endorfinas) y la autopercepción. Se produce un aumento del gasto calórico, lo que contribuye a la pérdida de peso y a mantener el peso ideal. Por otro lado, también se genera en el organismo una sensación de bienestar general que mejora el ánimo. El pilates proporciona una mejoría notable en la funcionalidad y coordinación física, lo cual significa que la persona tiene más capacidad de realizar sus tareas cotidianas sin necesidad de ayuda.

En resumen, la práctica de pilates en la tercera edad contribuye a que las personas sean más independientes y más sanas.